• 1

Opinión: Hablando de Mascotas «Hablemos de… el duelo, cuando perdemos a nuestras mascotas» por Aynne Soto

Hablando de Mascotas 

Hablemos de… el duelo, cuando perdemos a nuestras mascotas

Por Aynne Soto. 

A5Después de platicar de las miles de maravillas, ventajas y beneficios que nos brindan las mascotas, me gustaría platicar en esta ocasión de qué pasa cuando llega el momento en que tienen que partir. Las causas por las que parten son muchas, algunas pueden cerrar el ciclo completamente por que fallecen por estados de vejez, enfermedades terminales, intoxicaciones, picaduras de insectos o animales mortales, accidentes y alguna otra circunstancia que se me olvide contemplar; algunas otras no hay manera de cerrar el ciclo completamente, puesto que en algunos casos podemos sufrir el extravío de nuestra mascota. Y aunque utilicemos todas las medidas y medios posibles e incluso imposibles, no logramos recuperarlos y la incertidumbre es peor; puesto que no sabemos si murieron, si se encuentran sufriendo en las inclemencias del tiempo y de vivir en la calle, si algún alma caritativa les brindó hogar, si sufren maltrato o siguen deambulando por las calles.

De cualquiera de las dos formas, siempre en nuestro corazón queda un gran vacío y un largo proceso de recuperación que normalmente es conocido como “duelo”.

¿Qué pasa con nosotros (propietarios) cuando perdemos una mascota? Los sentimientos que tenemos son muchos. El dolor es realmente incomparable (según algunos estudios, perder una mascota esta tan solo un punto debajo de perder un familiar directo), ese gran sentimiento de vacío de ausencia que queda en nuestras vidas, que es imposible llenar con nada. Seguido por un terrible sentimiento de Culpa, por no haber logrado proteger correctamente a nuestra mascota, por tener que haber tomado la decisión de la “eutanasia” y creer que somos los responsables de su partida. La impotencia, de no poder hacer absolutamente nada para regresarlos con nosotros, es algo que nos atormenta. La desesperación que surge de querer regresar en el tiempo para cambiar las cosas y que podamos así, estar nuevamente con ellos. Todos estos sentimientos (y algunos más) son normales, parte del proceso y pueden presentarse por días, semanas, meses e incluso años.

Estos sentimientos cuando son reconocidos, nos permiten aceptar y entender que estamos en un proceso de duelo. Y ya que los tenemos identificados podremos tomar ciertas acciones, para intentar sobrellevarlo. Algunas sugerencias para poder hacerlo, son las siguientes:

Evita la Negación: Todo cambiara en el segundo siguiente que tu mascota haya partido. Nada volverá ser igual. No sigas pensando que ella estará en casa esperando, porque eso solo logrará hacerte sentir mal. Reconocer que los hemos perdido, es el primer paso.

Vivir el duelo: Llorar todo lo que sea necesario, platicar con la familia o con los amigos cercanos acerca de todo ese sentimiento atrapado que pega muy fuerte en el pecho y lo reprime tanto que no nos deja respirar. Como dije anteriormente puede durar semanas, meses y años, entre más hablemos de ello y lo exterioricemos, será un poco más fácil liberar lo que tenemos atrapado dentro de nosotros.

No sentir culpa: Recordemos que el sentimiento de culpa, forma parte del proceso de duelo, sin embargo no hay nada peor que sentirnos culpables de lo que pasó, de pensar 24 horas al día, en esa cosa que pudimos hacer (y no hicimos) que hubiera podido evitar ese desenlace. No, no hay culpables, y el hecho de pensar todo el día en “él hubiera” solo logrará que nuestra perdida sea más tormentosa.

Recordar con cariño: ¡todos los buenos momentos que pasaron juntos! Las grandes aventuras de las que estuvo conformada su historia, las pequeñas (o grandes) cualidades que la hacían única y especial, recordar siempre los buenos momentos, logrará poner una sonrisa en nuestro rostro, y nos hará olvidar por un momento el dolor de su pérdida. Siempre recordarlos en la mejor versión, ayudará a que el proceso sea un poco más sencillo.

Conmemorar: Nos ayuda a cerrar el ciclo. Podemos realizar algún ritual para darle un último adiós e incluso guardar algún objeto de ellos. Si se decidió por enterrarla, podemos escoger un lugar especial dentro de nuestro jardín, o en algún panteón para mascotas. Si se eligió la cremación, podemos adquirir alguna Urna especial y única para ellos, podemos escoger rociar parte de sus cenizas en algún parque o lugar especial en la que tu mascota disfrutaba estar, o podemos rociarlas sobre algún árbol o jardín de flores especial. Este ritual de último adiós, dependerá de ti.

Date tu tiempo: No sabemos cuánto, pero es importante esperar para decidir o no tener una nueva mascota. Hay personas que deciden en muy corto tiempo adoptar a un nuevo amigo de 4 patas, otras más deciden esperar algunos meses e incluso años para hacerlo. Es una decisión muy personal, que debe ser respetada por todos los integrantes de la familia.

Sin más palabras… nos leemos la siguiente semana.

Para: “Dotie” una amiga única y extraordinaria de cuatro patas, que se nos adelantó en este andar por la vida y para sus amos… un par de amigos excepcionales.

“Cuando lloras por un animal, no pienses que eres débil, piensa en cuanta grandeza hay en tu alma”
Autor desconocido.

Tarjeta Aynne

2 comentarios:

  1. Triste, pero co toda la razon :'( felicidades dra. AYNNE excelente consejos nos sirven mucho un abrazo !!!!

  2. Muy destrozada por haber perdido a mi bebé después de 17 años juntos! :-( No pudo conocer a mis futuros hijos ni disfrutare más su compañía y lo voy a extrañar por siempre :-(
    Me resulta muy difícil pero debo estar bien por mis otras 2 bebés que se ven tristes por su partida.
    Espero volver a vernos Betico :-( QEPD Te amo :-(

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.