• 1

Opinión: Ambivalencias por Martín Arango

AMBIVALENCIAS.

LO INCONSTITUCIONAL DE LOS INFORMES.

Por Martín Arango.

MartínA principios de este mes de octubre la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró la inconstitucionalidad del párrafo tercero del artículo sexto de la Ley Electoral del Estado de Querétaro, aprobada por los diputados de la LVII Legislatura en el Estado el pasado 29 de junio del año en curso.

Dicho párrafo regulaba lo relativo a las disposiciones establecidas en el párrafo séptimo del artículo 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, indicando que el informe anual de labores de los servidores públicos, así como la publicidad que para darlos a conocer sea difundida, no serían considerados como propaganda, siempre y cuando la misma se limite a una vez al año calendario, en el ámbito geográfico al que corresponda la jurisdicción del servidor público y que este no excediera de los siete días anteriores y cinco posteriores a la fecha en que se rindió el informe. Manifestaba que en ningún caso la difusión de éstos podría tener fines electorales, ni realizarse dentro del periodo comprendido desde el inicio de los procesos internos de selección de candidatos, hasta el día inmediato posterior al de la jornada electoral.

Es importante mencionar que los informes de actividades tienen cierta relevancia en la cultura política de nuestro país, pues la rendición de cuentas es una obligación que tienen los servidores públicos al ser electos y es un derecho de los ciudadanos que tienen para mantenerse informados con la finalidad de que dichos funcionarios sean evaluados y en su caso sean reelectos para dar continuidad a los trabajos realizados.

Luego entonces es posible afirmar que los funcionarios públicos del Estado de Querétaro si pueden difundir los informes de actividades en sus respectivos puestos de elección popular, lo anterior se encuentra condicionado a que siempre y cuando cumplan con las restricciones establecidas en la legislación, es decir, la temporalidad mencionada en líneas anteriores y principalmente (aquí es donde radica el cambio del tradicional formato de informe) que se abstengan de incluir nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen su promoción personalizada, es decir, no volveremos a ver sus nombres y fotografías en espectaculares, parabuses, comerciales de radio y tv, periódicos, revistas y demás medios de comunicación en los que habitualmente solemos ver sus rostros. No tengo la menor duda que medidas como la dictada por el más alto tribunal de este país darán más equidad a los procesos electorales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.